Miembro Activo

Sociedad Dominicana
de Ortodoncia.

 


Cepillado Dental

Para cepillar la superficie externa de los dientes (hacia los labios) colocamos el cepillo a 45 grados de inclinación contra las superficies de los dientes y realizamos un barrido hacia abajo, para limpiar los dientes superiores y hacia arriba, para limpiar los inferiores.

Es importante que no limitemos el cepillado a las superficies dentales únicamente, sino que además abarquemos parte de la encía, para poder eliminar la placa dentobacteriana que se acumula en el surco formado entre diente y encía.
 


Ahora pasamos a cepillar las superficies internas de los dientes (hacia el paladar y la lengua). Básicamente vamos a hacer lo mismo que hicimos para las superficies externas de los dientes, es decir, colocamos el cepillo a 45 grados de inclinación y realizamos un barrido hacia abajo, para limpiar los dientes superiores y hacia arriba, para limpiar los inferiores abarcando parte de la encía.
 

La superficie interna (hacia la lengua) de los dientes inferiores es donde se desarrolla y acumula la mayor cantidad de sarro dental, por lo que debemos hacer énfasis en esta área.
 

Una vez hecho lo anterior, pasamos a cepillar las superficies donde masticamos con las muelas haciendo movimientos ligeramente circulares.
 

Al finalizar, tenemos que cepillar nuestra lengua desde atrás, pero sin ejercer mucha presión contra ella ya que de lo contrario podemos lastimarla o experimentar reflejo de vómito.
 


Para eliminar la placa dentobacteriana de las superficies interdentales (entre diente y diente) utilizamos el hilo o seda dental, que por regla general, debería ser utilizado diariamente, pero hay que estar conscientes de que si se pasa con prisas y poco cuidado, podemos lastimar nuestras encías, situación que resulta contraproducente, por lo que nosotros recomendamos que pases el hilo dental aunque sea una vez cada semana ó 15 días pero con sumo cuidado y una técnica correcta.

NOTA: Es muy importante que no olvidemos cepillar ninguna de las áreas arriba señaladas; todas ellas son de igual manera importantes. Además, el uso de algún enjuague o antiséptico bucal complementa eficazmente la higiene bucodental. (Ver: ¿Que cepillo y pasta dental debo utilizar?)

Por otro lado, lo ideal es cepillarnos los dientes no sólo tres veces al día, sino después de ingerir alimentos y es muy importante cambiar el cepillo una vez que las cerdas se hayan deformado (por lo regular cada tres meses).

CONSEJO: Si te quedan dudas sobre como cepillar correctamente tus dientes o necesitas asesoría profesional, acércate a nosotros y con mucho gusto te ayudaremos.