Miembro Activo

Sociedad Dominicana
de Ortodoncia.

 


Blanqueamiento dental

Desde las épocas bíblicas se ha hecho referencia a  la importancia de tener unos dientes más blancos: "Rojizos son sus ojos más que el vino, y la blancura de sus dientes más que la leche" (Génesis 49:12).

 

Mucha gente tiene la creencia de que los dientes no pueden blanquearse y hasta hace algunos años esto así era, pero actualmente es posible hacerlo.

Los dientes blancos siempre han sido considerados como sinónimo de limpieza, belleza, juventud y salud, y es por eso que un gran número de gente, de todas las edades, busca la manera de blanquearse los dientes. Esto ha suscitado la aparición de diversos tratamientos para tal fin, aunque desafortunadamente la gran mayoría no funcionan como dicen hacerlo. Podemos encontrar en el mercado un sinnúmero de formas: pastas, geles, chicles, pastillas y barnices por mencionar algunos, pero si pruebas alguno de estos tratamientos blanqueadores, lo único que lograras es tirar tu dinero. 

Los primeros tratamientos profesionales que existieron para el blanqueamiento de los dientes eran poco efectivos e inseguros hasta cierto punto, pero con los avances en lo que a cosmética dental se refiere, actualmente encontramos una gran variedad de blanqueamientos dentales completamente seguros y eficaces.

Hoy en día el único tratamiento completamente seguro y eficaz es a través del "peróxido de carbamida" en distintas concentraciones. Estas sustancias deben ser manejadas con precaución,  por lo que únicamente son dispensadas por el dentista y no pueden ser adquiridas en supermercados ni farmacias. Cabe señalar que este tratamiento es el único GARANTIZADO.

Existen dos maneras de realizar el tratamiento:

 Nocturno: Se confeccionan unas guardas bucales a partir de los modelos dentales del paciente. Se aplica la sustancia blanqueadora dentro de las guardas y se colocan en los dientes durante toda la noche para que se lleve a cabo el efecto blanqueador al dormir. La duración del tratamiento puede variar entre 2 y 6 semanas.

 En Consultorio: Se aplica el peróxido de carbamida sobre la superficie de los dientes a una concentración mucho mayor y es activado mediante luz halógena de gran intensidad para que se lleve a cabo el blanqueado. La duración total del tratamiento es de dos horas aproximadamente.

El mecanismo mediante el cual funciona esta sustancia es a través de la liberación continua del peróxido de carbamida, que provoca la formación de oxigeno una vez que ha penetrado en la estructura interna del diente, dando como resultado el blanqueado. Cabe aclarar que la estructura dental no se modifica, sino que únicamente se aclara el tono del diente.

 CONSEJO: Ahora que es tan fácil tener dientes más blancos atrévete a experimentar el placer de tener unos dientes increíblemente blancos.